Servicios optica verluz

óptica verluz

En nuestra optica podrá encontrar desde marcos para niños hasta marcos exclusivos de las mejores marcas. Tenemos atención oftalmológica totalmente gratis si adquiere sus marcos.

Lentes Ópticos

Multifocales, bifocales, esféricos, con filtro de luz azul

Lentes de sol

Modelos exclusivos de sol, armazones ópticos sobre lente de sol y lentes de sol ópticos

Examen Oftalmológico

Examen oftalmológico gratuito si adquiere sus lentes con nosotros

Lentes de contacto

Ópticos de contacto y de color con aumento

Lentes para niños

Marcos flexibles de muy buena calidad

Los defectos refractivos o ametropías se presentan debido a un mal funcionamiento óptico, donde el ojo no es capaz de proporcionar una buena imagen. Estos defectos son la miopía, hipermetropía y el astigmatismo. La mayoría de las personas padecen de alguno de estos vicios y son fácilmente corregibles.

La hipermetropía

significa que el ojo no refracta o dobla la luz adecuadamente y las imágenes no se enfocan claramente. Cuando existe una hipermetropía, los objetos distantes usualmente se ven claramente, pero los cercanos se ven borrosos.

Síntomas de la hipermetropía

  • dificultad con las tareas de ver de cerca, como la lectura
  • vista cansada
  • entrecerrar los ojos
  • dolores de cabeza.

La miopía

Se produce cuando el ojo no refleja (refracta) debidamente la luz. La luz no se enfoca correctamente por lo que las imágenes no son claras de lejos. En la miopía, los objetos que están cerca se ven con claridad, pero los objetos distantes se ven borrosos.

Síntomas de la miopía

  • esfuerzo ocular,
  • dolor de cabeza,
  • apretar los ojos para ver mejor
  • dificultad para ver los objetos a distancia, como las señales de tránsito o el tablero en clase.

Estos síntomas pueden ser más evidentes en los niños entre los 8 y los 12 años.

El astigmatismo

Es una imperfección en la curvatura de la córnea o el cristalino. Si estos no se encuentran lisos o no tienen una curvatura uniforme, los rayos de luz no se refractan (doblan) correctamente, produciendo una mala visión tanto para lejos como para cerca. Las personas pueden presentar astigmatismo junto con otros errores de refracción como la miopía y la hipermetropía.

Síntomas del astigmatismo

  • visión borrosa o áreas de visión distorsionada
  • cansancio visual
  • dolor de cabeza
  • entrecerrar los ojos para ver más claramente
  • molestia en los ojos.

Cuidados para tus lentes

1. Limpia tus lentes con una técnica adecuada

La limpieza de los lentes es una actividad que realizamos de forma constante durante el día. Por lo tanto, utilizar una técnica correcta puede ser la diferencia en tu visión con lentes.

Lo primero que debes saber es que los cristales nunca deben limpiarse en seco. Para ello puedes utilizar limpiadores en spray de uso comercial o, en su defecto, jabón neutro o jabón líquido transparente. Procura no utilizar jabones con altas concentraciones de solventes o alcohol. Después de aplicar la solución de limpieza, frota suavemente las dos caras de los cristales o micas con un paño de microfibra o una toallita húmeda. Seca los cristales con la microfibra o un pañuelo desechable.

Si no cuentas con un paño de microfibra o toallita húmeda, puedes limpiar los cristales de tus lentes dejando correr el agua del grifo sobre ellos y frotando el jabón con las yemas de los dedos. Es importante que te asegures de secar bien todas las partes metálicas de tus lentes.

2. Cómo ponerte y quitarte los lentes

Para una correcta visión con el uso de lentes, es importante que los cristales y las patas estén siempre bien ajustados. Sujetar los lentes de manera inadecuada al ponértelos y quitártelos suele desajustar paulatinamente las varillas o patas de tus lentes. Esto aumenta el riesgo de desajuste o incluso de que caigan al suelo o sobre otra superficie.

Siempre sujeta tus lentes por la montura. Procura hacerlo en todo momento con ambas manos y tomando las dos varillas al mismo tiempo. Si únicamente sujetas una varilla, aumenta la fuerza sobre la bisagra del lado contrario y puede causar roturas. Recuerda: usa siempre las dos manos al mismo tiempo sin forzar las varillas.

3. Usa accesorios para proteger tus lentes

Los estuches son accesorios indispensables si queremos mantener nuestras gafas en buen estado durante más tiempo. Los estuches rígidos son muy importantes para guardar y transportar tus lentes sin riesgo de que se rompan. De esta manera evitarás que se caigan, rompan y aplasten por un descuido. El estuche debe ser del tamaño adecuado para tus lentes.

Si bien el uso de cadenas y cordeles disminuye el riesgo de que los lentes caigan y se rompan, estos pueden aumentar el riesgo de desajustes y rayaduras de los cristales. Por ello, no se recomienda su uso cotidiano.

4. Nunca apoyes los lentes sobre los cristales

Como se mencionó en el punto anterior, tus lentes deben encontrarse en un estuche rígido siempre que no los estés utilizando. Sin embargo, sabemos que el estuche no está a la mano en todo momento. Si debes recargar o apoyar tus lentes sobre cualquier superficie, apóyalos sobre la montura. Nunca los dejes boca abajo (sobre los cristales) para evitar que estos se rayen. De la misma manera, nunca los dejes apoyados sobre el suelo, sillas, sillones u otra superficie baja. Esto disminuirá el riesgo de rayaduras, aplastamientos o roturas de tus lentes.

5. Ante cualquier imperfección, lleva tus lentes con el especialista

A pesar de seguir estas recomendaciones, un solo descuido puede desajustar las micas sobre la montura, desajustar las varillas o rayar los cristales. Si te sucede alguna de estas situaciones, no trates de corregirlo por tu cuenta. Deja esta labor a los especialistas en las ópticas, quienes además cuentan con las herramientas apropiadas para realizar los ajustes y correcciones necesarios. Tratar de arreglar tus lentes con las herramientas o fuerza incorrectas puede empeorar el estado de tus lentes.

De poco cuenta tener unas lentes bien graduadas si siempre las llevamos sucias, con mala graduación o con los cristales rayados. Sigue y comparte estos sencillos consejos en tu día a día para conservar tus lentes en el mejor estado durante el mayor tiempo posible.